Cómo ahorrar energía en nuestros hogares

En nuestro hogar, la energía, es una pieza fundamental en nuestro día a día puesto que la gran mayoría de las necesidades que tenemos, necesitan una fuente de energía eléctrica. Aquí unos consejos para conocer cómo ahorrar energía en nuestros hogares.

La energía supone el mayor de los gastos en nuestros hogares normalmente y debemos minimizar los gastos todo lo posible, sabiendo que existen diferentes opciones, y una de ellas es ahorrar energía sin influir directamente en el confort.

Certificado energético

Existen infinidad de métodos que te proporcionarán un ahorro energético sin variar el confort en tu hogar pero llama la atención que con solo cambiar un par de bombillas, empezarás a generar un uso más óptimo de la energía en tu hogar.

La iluminación del hogar representa la tercera parte del consumo de energía, por eso es importante aprovechar toda la luz natural que podamos y debemos utilizar lámparas de iluminación eficientes, con las que podremos llegar a ahorrar desde el 50% hasta el 75% de energía. Las lámparas eficientes duran hasta 10 veces más, mientras aportan mayor iluminación consumiendo una tercera parte de energía con respecto a un alumbrado ineficiente.

Cabe destacar que, dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, la calefacción también supone un gran gasto energético en nuestros hogares, por eso es muy importante no desperdiciar esa energía. Es conveniente disponer de una distribución óptima de los calefactores y también es importante tener ventanas y puertas bien selladas para aprovechar al máximo el gasto que llevamos a cabo activando el sistema de calefacción.

Cómo ahorrar energía

Los aparatos electrodomésticos consumen diferentes cantidades de energía dependiendo del tiempo que se utilicen o de su eficiencia energética. Los aparatos que consumen más energía en los hogares suelen ser: El refrigerador y la calefacción, lavadora, plancha, ordenador, televisión, audio y video, en orden decreciente. En los últimos años, el desarrollo de la electrónica se ha intensificado en diversos campos, incluyendo a los aparatos electrodomésticos y de oficina.

Con ello también se ha incrementado la confiabilidad, funcionalidad y eficiencia de los mismos. el avance tecnológico ha implicado que muchos de estos equipos al permanecer conectados al circuito de alimentación eléctrica, continúen consumiendo energía aun cuando permanezcan supuestamente “apagados” o no estén efectuando su principal función, lo que significa un desperdicio de electricidad que el usuario tiene que pagar.

A este consumo de energía que realizan diversos aparatos electrónicos de manera pasiva, se le conoce como: energía de espera, energía de reposo o modo inactivo y su crecimiento ha sido tan rápido como su aplicación en cada vez más electrodomésticos que están consumiendo incluso más energía de la que algunos aparatos electrónicos gastan mientras están en funcionamiento.

Para reducir los consumos parásitos o innecesarios de estos equipos, se debe entender que el gasto energético se basa en función de la potencia y el tiempo de uso; por ello, nos conviene reducir el tiempo de uso y por consiguiente, el consumo de energía.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *