Cómo ahorrar energía durante el invierno

Para conseguir ahorrar unos euros en las facturas hay dos caminos con la misma finalidad pero con un camino diferente para llegar a ellas, estas son el ahorro y la otra la eficiencia.

Cómo ahorrar energía durante el invierno

El ahorro energético se basa en la actitud activa por parte del usuario al ser directamente responsable de todas las acciones que se tienen que realizar, se basa en la consecución de medidas para la eliminación de los derroches. Estas medidas pueden ser:

  • Mantener las persianas subidas durante el día para aprovechar la entrada de luz solar en las habitaciones, para proceder a bajarlas durante al noche evitando pérdidas innecesarias de calor a través de las ventanas. Con este paso ahorraremos en la factura eléctrica al no depender de las luces para iluminar el interior de la vivienda.
  • Comprobar y sustituir si fuese necesario las gomas y ribetes de las ventanas y puertas para evitar las fugas de aire caliente del interior.
  • Otro consejo es poner los elementos que producen calor, como los aparatos calefactores, al lado de las puertas o ventanas. El aire caliente al ascender crea una cortina delante de estos elementos.
  • No mantener puertas y ventanas abiertos más de lo necesario. Normalmente con unos 10 minutos es suficiente para la aireación de una habitación, y si además lo hacemos a mediodía cuando las temperaturas exteriores son más altas mucho mejor.
  • Mantener una temperatura en la viviendo correcta. La temperatura de confort se sitúa entre en los 19 y los 21ºC, la sola acción de subir un grado afecta en el consumo entre un 6 y un 9%. Durante la noche esta temperatura se puede bajar hasta los 16º.

No obstante, la eficiencia se basa en las acciones que se realizan sin actuación del usuario y proceden normalmente de sistemas energéticos eficientes y los cambios producidos por la tecnología.

Cómo ahorrar energía durante el invierno

Estas acciones son entre otras:

  • La mejora en el aislamiento de la vivienda, evitando perdidas de calor al exterior a través de techos, suelos, paredes y ventanas. El ahorro estimado puede llegar al 40% en el uso de la calefacción, además de otros beneficios como una temperatura más estable durante el día, protección ante la aparición de humedades, aislamiento frente a los ruidos del exterior, etc.
  • Cambiar los critales de las ventanas por unos con doble acristalamiento y cámara de aire puede reducir las pérdidas por 4 en comparación con ventanas con los cristales simples
  • Cambiar el control de la temperatura para utilizar termostatos, mejor si estos son programables, permitiendo mantener una temperatura estable y su desconexión en horarios donde estos no son necesarios.

Son todos estos pasos los que permiten un mayor beneficio y ahorro en las facturas.

Si necesitas obtener el certificado energético en Pontevedra no dudes en contactar con los expertos en certificado energético Vigo, quienes te ayudarán tanto a la obtención como en las mejoras necesarias para mejorar la eficiencia de tu hogar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *